martes, 21 de octubre de 2014

¡Homeopatía, nada más que dos cubitos de azúcaradillo!: Parte I

En esta primer entrada me dispongo a hablar de la homeopatía, una pseudoterapia de moda que cada vez está mas presente en nuestra sociedad poniendo en peligro la vida de nuestros seres queridos y haciendo estragos en la sociedad.

¿Qué es la homeopatía?



La homeopatía es la terapia (charlatanería) de moda inventada por Samuel Hahnemann, un pseudoquímico y pseudomédico que vivió por allá del siglo XIX, (1775-1843), este señor horrorizado por los malvados farmacéuticos y médicos de su tiempo que hacían más daño que beneficio aplicando sangrías y lancetas, cosas que empeoraban al paciente, decía que era mejor dar dosis infinitesimales (léase magia) de un principio activo, o mejor dicho, de un tóxico que causa en dosis ponderables (medibles) síntomas iguales a los de la enfermedad, por eso homeopatía significa curar con lo semejante. Básicamente te dan lo mismo que te enferma pero en dosis siempre imponderables.
En ese tiempo no se conocía la existencia de los virus, bacterias y patógenos que causaban enfermedades, más bien a la inversa, se creía que lo que causaba las enfermedades eran espíritus o fantasmas llamados miasmas. Pero eso no era exclusivo de la homeopatía.




James Randi explicando la homeopatía

Dosis infinitesimales, ¡madre mía!

Los homeópatas dicen que la ley de la dosis mínima postula que entre más diluido esté un principio activo más potente o activo es, esto es, que si tú diluyes un tóxico éste, según la teoría homeopatética debería ser más venenoso y por eso cura (de eso hablaremos más adelante por qué es absurda). Los aguopatas creen que diluyendo aumenta el poder espiritual del agua en la que diluyen. Veamos como está esto.

Los homeópatas cogen 1g de sustancia y lo depositan en 99g de agua, y luego hacen un ritual  chamanico llamado "sucusión" que es lo mismo que agitar o hacer el meneillo, ¡ea! repiten algunas palabras mágicas del tipo ocus pocus y tienen la primera potencia homeopática denotada como un centésimal (1C), luego cogen otra vez 1g de 1C, y la vuelven a diluir en 99g de agua (sin olvidar el meneillo) para tener una 2C, eso lo hacen siempre hasta llegar a la 30C y a partir de ahí todo es homeopatía. 

En el mundo mágico de estos pufos, todo funciona al revés, por definición todo medicamento científico (léase basado en la evidencia) se basa en su acción química, pero los reyes chamanes y salvajes no conocen la civilización y dicen que conforme más diluyes más acción química tienes y con eso te curas. Vamos a ver con más detalle lo que ya expuse. Pero es que hay un punto donde tú ya no puedes diluir hasta donde te plazca. Hace muchos años el químico italiano Amededo Avogadro descubrió que hay un punto donde diluyendo ya no te puede quedar ni una misera de nada, si tú diluiste semen pues no creas que lo harás más potente como dicen los timadores, no, lo que pasará es que el efecto se va reducir.



El número de Avogadro es 6.02 E23. Esta constante te indica el número de moles existentes en una concentración molar determinada.



Ya vimos como hacer un preparado homeopático, ahora veamos que pasa usando el número de Avogadro, si inicialmente tenemos 6.02 E23 moles, conforme vamos diluyendo reduciremos la concentración. 

1C:   6.02 E21
2C:   6.02 E19
3C:   6.02 E17
4C:   6.02 E15
5C:   6.02 E13
6C:   6.02 E11
 7C:   6.02 E9 
8C:   6.02 E7
9C:  6.02 E5
10C:  6.02 E3
11C:  6.02E1
12C:  0.62

Si te fijas, en una 11C ya tienes muy poco, pero en una 12C ya no te queda nada, porque vamos, el 0.62 indica una fracción y como los moles no se parten pues es evidente que no te queda nada y esto hace imposible que pueda haber cualquier efecto terapéutico salvo la sugestión (de eso hablaré en la tercera parte). Pero hay algo todavía más divertido, supongamos que tienes 1g de cualquier sustancia, que denotaremos con X, coges 1g de X y lo diluyes en 99g de agua, nuestra proporción de agua respecto al soluto es de 1 en 100, ahora hagamos esto para las demás:



Potencia 1C: 1g/100g = 0.01 g


Potencia 2C: 0.01g/100 = 0.0001 g


Potencia 3C: 0.0001g/100 = 0.000001
...

Potencia 11C: 1x10 E-24

Potencia 12C: 1 x 10 E-24


Como podremos apreciar recordemos que en una 11C está el número donde puedes todavía tener algo de sustancia, en una 12C ya no tienes nada. Pero podemos jugar un poco más, ahora obtenemos una relación lineal aplicable a toda las diluciones mágicas que siguen una progresión geométrica:


1C: 0.01g/99.99g = 1/x, si despejamos x tenemos que x = 9999g. 


Para hacer una 2C las cosas se vuelven más locas:


2C: 0.0001g/99.9999g = 1/x, despejamos nuevamente x y tenemos que x= 999999g


¡Que locura, para poder hacer una 2C necesitaremos cerca de una tonelada de disolvente por cada gramo de agua! Siguiendo lo anterior si nosotros seguimos diluyendo veremos como aumenta la proporción de disolvente y se reduce la de soluto. La siguiente imagen explica mejor lo que quiero decir:




Por eso resulta imposible seguir diluyendo, sólo como ejemplo para poder hacer una 30C (una de las mas comunes) necesitamos tener ¡15,000 veces la masa del Sol! Ridículo a más no poder. Pero los homeópatas te quieren vender humo y el cuento. Como sea, ellos dicen que aunque no te quede ni una mierda de soluto es que el agua "tiene memoria" dicen. Según esta idea, ya de por sí absurda, el agua cuando se va diluyendo reproduce sus enlaces de hidrógeno (pero eso lo veremos en la segunda parte). Que le vamos hacer, es que también nos quieren hacer tontos, aunque lo de la memoria del agua fuera cierta, lo real es que todos los productos homeopáticos son pastillas de azúcar como se puede ver en las imágenes de abajo:











O sea, un comprimido de "tellurium metall"(a los timadores les gusta poner nombres en latin para reforzar el efecto terapéutico que no tienen) es pura azúcar y sacarosa. Si tienes una pastilla (ellos le dicen "glóbulos") de 1g y te sale con que el 85% es azúcar y el 15% sacarosa, puedes enseñar esto: 



O sea te están timando y se aprovechan de tu dinero. Vamos a ver un poco más de matemáticas básicas. Supongamos que tienes digitalina (una planta venenosa) y la quieres vender a precio de azúcar mascabada y orgánica. Bien:

El principio activo de la digitalina es la digotoxina que representa menos del 0.2%. La masa molar de la digitóxina es de 764.934 g/mol. De acuerdo a lo anterior en 1g de digitalina tenemos:

(2 x 10E-3)(6.02E23) / (764.934 g/mol) = 1.5745 E18 moléculas.

Ahora hacemos el meneillo y la dilución hasta una dilución homeopática típica como es la 12C;

(1.5745 E18 moléculas) (E-24) = 1.5745 E-6

Esto significa que en una 12C existe una molécula de digitóxina ¡por cada 625 litros de producto final! Como los aguopatas venden pastillas, tenemos que en 1cm cúbico hay 1.5745 E-6 moléculas, si a cada pastilla de gominola le agregamos una gota de la solución del veneno, necesitaremos ingerir 625 000 pastillas para encontrar una sola molécula de digitóxina. Para tener una dosis mínima que pueda hacer efecto necesitaremos al menos de 25 E-10 g. 

(2.5 E-10g)(6.02 E23) / 764.939 = 1.9682 E11

1.9682 E11 / 1.5745E-6 = 2.46 E10

Si una caja tiene 40 comprimidos, entonces:

2.45 E17 / 40 = 6.15 E15

Esto significa que si una persona se toma por cada segundo un recipiente completo con 40 comprimidos, tardaría cerca de 200 millones de años para tomar una sola dosis terapéutica de digitóxina. Esto es aún más gracioso, si te tomas una potencia 6C necesitas más de 300 000 000 envases con 40 pastillas cada una para poder tragarte 1g de la disolución. Y eso es porqué no puede funcionar ni, nunca ha funcionado, ni funcionará la homeopatía, así sea por el resto de los días. Amén.











Bibliografía consultada.

Blog multiversos: 

http://principia.io/2015/03/12/multiversos-de-pseudociencias-01-homeopatia/

Blog la ciencia y sus demonios:

http://lacienciaysusdemonios.com/10-razones-para-no-creer-en/10-razones-para-no-creer-en-la-homeopatia/



Notas para incautos:


Pero no todo es miel sobre hojuelas, en la red me he encontrado imbecilidades y cagadas como el blog de dos homeópatas "homeopatiayseudoescepticismo" y "explicando al explicador", estos tontos creen que a base de insultos y ataques ad-hominems hacen que su charlatanería sea plausible o creíble. Como ambos subnormales se dedican al negocio de la homeopatía y seguramente les paga Boiron (recuerden que hace años las petroleras les pagaron a blogueros por decir que el cambio climático no era real, un ejemplo es el blog "plazamouya" otra cagada de la que te debes reír o el del blog "psique", igual otra cagada sobre cagada de subnormales con problemas psiquiátricos que intentan defender su estafa porque si hubieran leyes reales ya los habrían encerrado en el manicomio). No vale la pena poner sus enlaces, no les voy a dar promocionar (además que ni su perro los lee) el que quiera buscarlos que lo haga, pero advierto que pueden sufrir mareas, jaquecas o chorrillo.


8 comentarios:

  1. Me gustó tu explicación, ya basta de estos imbéciles y chupapollas que se aprovechan de la gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anónimo, tenemos que seguir combatiendo a estos imbéciles chupapollas de mierda para que dejen de vender sus porquerías de caramelos a 30 euros el Kilo.

      Eliminar
  2. En este artículo se hace un análisis de tu planteamiento de que una dilución secuencial se transforma, por medio de una fórmula matemática, en una dilución única, que constituye un milagro mucho mayor que cualquiera de esos a los que tu llamas magia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque sois imbecil y no lo entiendes te vas los cerros de Ubeda, ¿te lo tengo que explicar con marionetas de coco y blas?.

      Calculos sesgados y falacias por doquier.

      Eliminar
  3. El llamarles subnormales a ti y a tus correligionarios no es un simple epíteto. Es la forma simple de resumir características de uds, por ejemplo que se crean eso de la transubstranciación científica, donde primero explican las diluciones seriales de la homeopatía y luego resulta que el proceso homeopático es imposible por que la dilución simple equivalente es demasiado grande.

    El que tu ahora quieras voltear las cosas y llamarme subnormal sólo por que no encuentras cómo responder a la barrabasada de tu transubstanciación, usando el famoso gambito de "como tú estás igual, yo estoy bien" que a uds tanto les gusta, no cambie en nada la situación original:

    La enorme mayoría de uds creen cosas tan obviamente falsas con tanta fuerza ( como tú con eso de

    "Sólo eres un estafador, ja, ja, ja.... subnormal, imbécil, carahuevo, la cagas con tus post. TOma tu azúcar morena idiota, ¡estafador!:"

    ) que la única explicación posible es que tienen problemas mentales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No imbécil, te estoy llamando a ti subnormal. Anda irte con un psiquíatra que bien te hace falta como ya te lo recomendo en tu mierda blog Johnnyboots.

      Eliminar
    2. Grr (subnormal)9/13/2015 4:10 a. m.

      Y le mandas saludos a tu imbécil amigo zetetic, alias magufo, zet1, o como quiera que sea. Sergio Parra le ha dedicado una excelente entrada a tu amiguito imbécil y no dudo que a ti te aplique por igual ¡porque sois los mismos!

      http://hipertextual.com/2015/04/combatir-a-un-troll

      Eliminar